Presentación Publicaciones Prensa Slogans Internet Serigrafias Invitaciones Premios Videos

RESIDENTE es una revista mensual que circula en Monterrey y que ha llegado a un nivel de calidad en su contenido que fácilmente supera todos los intentos que le han precedido. Calidad en el diseño, en sus fotografías y en su contenido editorial.

Sorprende la variedad de temas que de pronto llega a parecer la revista de otra ciudad, de otro mundo. En su número de octubre de este 2014, amable y generosamente publicaron un texto de Maximiliano Torres. Tiene un estilo muy original – fácil de advertir- y lo reproducimos con la venia

de los editores de RESIDENTE y la del propio autor, por una simple razón: está dedicado a el autor de esta página y de los trabajos que aquí se presentan.

Mi gratitud para los editores de RESIDENTE – especialmente para Fedro Ceballos – y obviamente para Max Torres a quien además felicito por entender como pocos quien soy y qué hago sin haberme conocido.

Gracias Fedro, gracias Max. (I V)

Imagen 01
Imagen 02
Imagen 01
Logotipos
artDaily
LOOK - OPTICAS
photo art photo art photo art photo art photo art photo art photo art photo art photo art photo art
photo art photo art photo art photo art photo art photo art photo art photo art photo art photo art
photo art photo art photo art photo art photo art photo art photo art photo art photo art photo art
photo art photo art photo art photo art photo art photo art photo art photo art photo art photo art
 

Ignacio Villarreal Site


Ignacio Villarreal Site

   
Tiempo de recordar,
tiempo de agradecer...

Allá por los años 70 tuve la tentación de publicar una selección de lo que yo consideraba como mis mejores trabajos.

Por aquel entonces editaba la revista Creatividad, con la misma pasión que he hecho todas mis publicaciones.

Pero no, no me animé. No faltaron voces amigas que me animaban a que lo hiciera.

Durante 5 años edité la revista Creatividad... y jamás publiqué un trabajo mío.

Me dediqué a mostrar trabajos de otros, pero jamás los míos.

Por qué?

Pues por la sencilla razón de que no era esa la intención de la revista. Ganaba el periodista.

Y eso a pesar de que casi en todas las publicaciones hechas por publicistas o por diseñadores era común ver ahí los trabajos de los mismos editores.

Era algo que incluso se veía como normal. Vamos, de Herb Lubalin (en su extraordinaria revista Avant Garde), para abajo.

Hoy el mundo ha cambiado.

Y lo hago, porque a casi 50 años de haber empezado a trabajar, creo que vale la pena.

Me mueve y me anima mas esta maravilla que es internet donde un colectivo de millones de blogueros hacen lo que les viene en gana y sacan a la luz vía la red lo que más le plazca.

Así, con ese ánimo, les invito a ver este sitio, en el que muestro algunos de mis trabajos, acompañados de una enorme nostalgia y gratitud para todo los que me dieron la oportunidad de crear lo que aquí se muestra.

De corazón, gracias a todos los que tuvieron confianza en mí y me contrataron como periodista, diseñador grafico y/o como publicista. Por encima de broncas, malos entendidos, retrasos, en donde los haya habido, muchísimas gracias.

Es tiempo de recordar... tiempo de agradecer.




 
 
La vida, esa universidad donde nunca termina uno de aprender

En la escuela de la vida nadie termina de aprender. Ésa quizá sea una de las partes más bellas de la vida misma: poder conocer todos los días cosas nuevas, disfrutar un amanecer o un atardecer distinto. Y lo importante - como diría Bill Bernbach - es no perder la capacidad de asombro ante lo desconocido, frente a lo nuevo.

Ésta es, en parte, la semblanza que hizo de mí el Canal 2 de Monterrey (Televisa) en 1997 y refleja lo que he caminado por diferentes rumbos de la comunicación: el periodismo, la publicidad y el diseño gráfico.

Lo agregado es para actualizar algunos datos y hacer algunas precisiones.

He conocido todos los niveles: desde barrendero hasta subir la escalera de la vida: jefe, gerente, director, presidente.

Cambiaron los nombres de los puestos, conforme a los tiempos. Pero la responsabilidad era la misma. Crear conceptos, imágenes, slogans, logotipos, campañas. Ideas, ideas, ideas.

1941 - Unos días después del bombardeo a Pearl Harbor, en diciembre de 1941, llegué a este mundo en la Maternidad Conchita (nombre que le cayó en gracia a Luis Aguilé) en la ciudad de Monterrey, N.L. México.

A trabajar

1958 - Mi primer trabajo fue de linotipista en el periódico El Norte. Corría el verano de ese año y empecé operando un flamante linotipo Cometa 21 - venia de estudiar con los salesianos el oficio de Artes Gráficas- operando un viejísimo linotipo 4 producido en los primeros años del siglo veinte.

Un día pasó por el taller donde estaban los linotipos alineados, me vio mi primo Rodolfo Junco de la Vega Jr.

Me saludó y me dijo:

- ¿Qué haces aquí?

- Pues de linotipista. Aquí me dijo Tío Rodolfo que me pusiera a trabajar.

- No, no, no. Vente para acá conmigo. Estamos empezando a armar las prensas. Este trabajo que estás haciendo no tiene chiste.

Y ahí empezó mi verdadera lección de cómo se debe trabajar, sin horarios, sin excusas, entregado totalmente a hacer las cosas bien. Y punto.

Tenía yo 16 años.

Luego pasé a ser ayudante de mecánico. Raúl Díaz fue mi primer jefe. Todos bajo las órdenes de Don Rodolfo Junco de la Vega Jr. colaboramos en el armado de las rotativas que fueron bautizadas con los nombres de Carmen Eugenia y María Teresa.

Luego fui descendido a barrendero de las fosas de esas prensas. "Es el único trabajo que te puedo ofrecer", me dijo el jefe de personal. Don Rodolfo - aunque es mi primo siempre le he hablado con mucho respeto por lo que es y porque tiene 20 años más que yo-, se había ido a Europa al quedar funcionando las dos rotativas.

Para cuando regresó de ese viaje que duró dos meses (pero que a mí se me hicieron dos siglos), yo ya me había marchado. Estaba bien la pruebita de la escoba pero yo estaba en segundo de preparatoria y sentía que no era lo mío. Yo quería ser periodista, no barrendero.

1959 – La gran oportunidad de iniciarme en el periodismo deportivo la recibí en el diario ESTO en donde recibí el afecto y las enseñanzas de Don Antonio Huerta, maestro de la crónica deportiva de esos tiempos. El ESTO era la Catedral del deporte y la Cadena García Valseca el imperio periodístico de América Latina.

1964 - Vuelvo a El Norte por invitación de mi tío Don Rodolfo quien me saludo con un "Quiubo hijo de García Valseca", pues de alguna manera le extrañaba que yo trabajara en la cadena de periódicos que comandaba con gran éxito el Coronel José García Valseca, y de la que el buque insignia era el diario ESTO. Y fue mi primo Rodolfo Junco de la Vega Jr. quien me dio la oportunidad de ser Redactor Jefe de Deportes en El Norte.

1966 - Siempre soñé con visitar España y ese año recibí la oportunidad de ingresar a la Escuela de Periodismo en Madrid en el curso 1966-1967, cuando la dirigía Bartolomé Mostaza. De ahí recuerdo con gran afecto al maestro Andrés Romero y al profesor y poeta cubano Gastón Baquero, que había sido redactor jefe del Diario de la Marina en La Habana. Esa fue la escuela numero 13 - el cabalístico numero 13 - en la que ingrese. De casi todas fui expulsado por mala conducta; incluso varias veces tuve que cambiar de escuela a mediados de año. Intolerancia, reglazos y castigos eran signos de la época. Nunca repetí un año. En dos de ellas fui readmitido. O sea que tampoco eran tan grandes las broncas.

1967 - Al regresar de España recibí la oportunidad de Don Jesús Alvariño, exiliado cubano igual que el maestro Baquero, en el Canal 6 de Monterrey - de donde surgiría el Canal 8 de Televisión Independiente de México en la capital - para ocupar el cargo de Jefe de Publicidad, iniciándome así en este terreno.

1968 - Posteriormente me marché al recién nacido Canal 12 en donde el entonces joven empresario Francisco A. González me nombró Gerente de Programación. Nunca olvidaré esos tiempos en que bajaba corriendo los 27 pisos para irme a casa a comer.

1968 - Un buen día visité Hojalata y Lámina, S. A. (después conocida como HYLSA ) para buscar un patrocinio para el programa Mundo Insólito que transmitía el Canal 12 y el Gerente Corporativo de Mercadotecnia Ing. Alejandro J. Rodríguez Michelsen me ofreció el puesto de Jefe de Publicidad, donde establecí un récord de duración en una empresa - cuatro años -, marca que sería superada hasta pasados 30 años, en 1997.

Revistas y otras ediciones

Como editor, publiqué las revistas:

- Gala (1965)
- Creatividad (1972-1977)
- Espacio (1983-1984)
- Museos (1995-1996)

Durante diez años hice la Agenda del Arte (1987-1997).

También realicé las ediciones en serigrafía tituladas:

1976 - Calendario Gráfico
1977 - Alfabeto Gráfico

Edité además serigrafías con los artistas plásticos:

- José Luís Cuevas
- Juan Soriano
- Juan Genovés

Identidad Corporativa

1968 - Hylsa
1970 - Universidad de Monterrey
1974 - Banpaís
1978 - Akra
1985 - Ábaco
1990 - Club de Fútbol Monterrey
1991 - Campaña de Sócrates Rizo
1992 - Confía
1993 - Mexlub
1993 - Campaña de Rogelio Montemayor
1996 - Monterrey400 (Cuarto centenario de la ciudad)
2002 - Club de Fútbol Tigres de la UANL.

Premios

Como publicista, recibí 18 premios nacionales: Teponaxtlis de Malinalco
Como editor de la revista Museos recibí un premio.
Y como editor fundador de ArtDaily , periódico de arte que ha recibido 51 premios o distinciones.

En el campo de la propaganda, las campañas y la imagen grafica para tres candidatos a gobernador:

1991 - Sócrates Rizo
1992 - Eduardo Villaseñor y
1993 - Rogelio Montemayor, los tres del PRI.
1994 - Campaña de Fernando Margáin, candidato panista a la alcaldía de San Pedro Garza García.

Los cuatro candidatos ganaron.

En 1990 fundé mi propia agencia de publicidad: IVC / Ignacio Villarreal y Compañía, contando con estudios de grabación de audio, equipo de producción de comerciales exclusivamente en cine, estudio de post-producción y el equipo de animación más completo en el país, exceptuando el de TV Azteca.

Ahí se produjeron toda clase de campañas y anuncios. Para darnos una idea de la importancia que llegó a tener esta agencia vale recordar que en esos tiempos no había partido de fútbol de la Primera División en el que no apareciera alguna de nuestras campañas, logotipos o slogans en todos los estadios del país.

Dos libros, una revista y muchas broncas

Escribí dos libros:

- Francisco Corzas, su obra gráfica
Bellamente impreso en serigrafia, en donde se presentaron algunas de las más bellas obras realizadas por este gran pintor en Italia y

- El Gol Más Bonito Del Mundo
Dedicado a aquella chilena que realizara Hugo Sánchez al Logroñés en su etapa dorada con el Real Madrid.

Nace ArtDaily

1996 - En el verano de ese año fundé el primer periódico de arte en Internet: ArtDaily, escrito en inglés y cuyo eslogan es justamente: The First Art Newspaper on the Net.

Desde entonces me entregué con la misma pasión que he puesto en la mayoría de mis trabajos al incursionar en Internet como editor de ArtDaily, que ha recibido 51 premios o reconocimientos. Puedo decir con enorme satisfacción que este sitio es visitado por más de 38,000 personas de más de 120 países cada día.

Entre estas distinciones está el haber permanecido en primer lugar en los servidores de Yahoo! y Google durante meses o años - por citar a los más importantes del mundo.

Además ArtDaily fue calificado con 4 estrellas por la Enciclopedia Británica y recibió el más alto honor de la BBC como un sitio recomendado por su calidad, así como haber sido elegido dos veces por el USAToday como uno de los sitios más atractivos en la red.

Mis tres proyectos favoritos

Volviendo al tema original, a lo que de verdad importa, me queda por decir que a lo largo de mi carrera he tenido muchas, muchísimas satisfacciones profesionales, entre las cuales sobresalen -además de ArtDaily , estos tres proyectos:

La bandera más alta del mundo

1 - Instalar la bandera más alta del mundo - en su tiempo - para identificar el nuevo edificio de Confía. La bandera de México lucía como nunca la habíamos visto: majestuosa, imponente, bellísima. El ondear de ese símbolo, en ese tamaño, estremeció y emocionó a miles de gentes. Esta idea, por fortuna, fue seguida y superada con creces por el entonces Presidente de México Ernesto Zedillo, dando realce y majestuosidad al símbolo patrio por excelencia como es nuestra bandera.

México en el Mundial de Francia 1998

2 - Diseñar el uniforme que utilizó la Selección Mexicana en el Mundial de Francia de 1998, utilizando el Calendario Azteca en la camiseta. Tuve la oportunidad de colaborar con Enrique Borja, en aquel entonces presidente de la Federación Mexicana de Fútbol y aunque todas nuestras conversaciones fueron vía telefónica, mi relación con el que fuera ídolo del fútbol mexicano fue siempre cordial y afectuosa. Un gusto trabajar con el.

La identidad de MTY400

3 - Crear el logotipo, el manual de identidad y un comercial hecho totalmente en animación con motivo del cuarto centenario de la ciudad de Monterrey, a invitación de los máximos organizadores de estos festejos. Se identificó esta fecha como MTY400. Afortunadamente se conservó durante todo el año en que se conmemoraron los cuatrocientos años de la fundación de Monterrey. Ese logo ha marcado un antes y un después: hoy, son miles los que escriben MTY sin temor a ser criticados, como miles son los que lo pronuncian ¨eme te ye¨.

Estos tres trabajos los hice sin recibir pago alguno. Y eso, de verdad, me enorgullece.

La bandera mas alta del mundo

Los dueños del que se conoció como Edificio Confía, en la avenida San Jerónimo en Monterrey, N.L. querían dos cosas: que su reconstruido edificio -que estuvo abandonado por muchos años- se convirtiera en el de más categoría, cosa de por sí casi imposible dado que habían surgido varias construcciones muy bien diseñadas. Ah!, y que se instalara una pantalla gigante que generara ingresos.

Yo pedí tiempo para pensar en alguna mejor opción. En esos años viajaba muy frecuentemente y uno de mis destinos era Dallas.

Me hospedaba en The Mansion on Turtle Creek y al salir veía un edificio muy bonito que tenía una bandera americana muy alta. Desde niño siempre observé que los americanos ponen su bandera por todas partes: lo mismo en un lote de automóviles que en un edificio de oficinas.

En cambio nosotros en México tenemos por costumbre - y creo que hasta por ley - dejar el uso de nuestro símbolo patrio a que las autoridades gubernamentales decidan dónde ubicarlo.

Quizá el primer recuerdo que guardo de nuestra bandera es el de una vieja foto, mal colgada en la pared al lado del pizarrón en el salón de clases.

Fue así como me surgió la idea de instalar no sólo una bandera sino la más alta del mundo - como lo fue, en su momento - para identificar el nuevo edificio de Confía. La bandera de México luciría como nunca la habíamos visto: majestuosa, imponente, bellísima.

Y así sucedió: El ondear de ese símbolo, en ese tamaño, estremeció y emocionó a miles de personas.

Como dije, esta idea fue seguida y superada por el entonces Presidente Ernesto Zedillo, dando realce y majestuosidad a nuestro símbolo patrio por excelencia. Hoy ondean banderas mexicanas de tamaño monumental en varias ciudades e incluso tuvieron el acierto de ubicarlas en las fronteras con los Estados Unidos. Y no hay quien desde dentro del vecino país - por supuesto cercano a los pasos fronterizos - no vea nuestra bandera en lo que pudiéramos considerar una "invasión" virtual.

Esa idea, para mí, en una introspección honesta, es la mejor que he tenido en mi vida. Así de sencilla. Así de grande.






  Ignacio Villarreal Junco